Ganadora Segundo Lugar concurso Foto-ensayo 2019: Etnizar Tijuana: festejos y espacialidad migrante

Por Olga Lorenia Urbalejo Castorena*

En una esquina del norte mexicano se localiza Tijuana, frontera con uno de los estados más prósperos norteamericanos, California. Distinguida por ser un polo de atracción de migración interna e internacional, se autoreconoce como una ciudad blanca e innovadora, como si la fisura de su situación geopolítica hubiera borrado un pasado y un presente indígena. Es mediante la migración desde estados mexicanos como Oaxaca, Michoacán y Guerrero que su dinámica sociocultural y el paisaje urbano se etnizan. Los mixtecos –de Guerrero- habitantes de la colonia Valle Verde, reubicados ahí en 1993, restablecieron su sistema cargos y pusieron en práctica una religiosidad étnica mediada por el festejo a San Francisco, su santo patrono, mismo que se inserta en un circuito de celebraciones católicas, que se reconocen como distintivas de su ser indígena. El festejo ubica a la colonia como un centro de la periferia mixteca. La organización del grupo los ha llevado a construir su propio edificio religioso (en un lugar precario en cuanto a infraestructura urbana), conformando un espacio amplio de la fiesta junto con las calles aledañas en donde danzas, música, pirotecnia y procesiones son parte de lo que le da sentido a esta forma particular de habitar Tijuana.

1 2 3 4 5 6

*Académica Investigadora en el Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Autónoma de Baja California, Tijuana, Baja California, México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.