Propuestas para una nueva constitución que considere el hábitat residencial

Por alumnos de Taller de Integración 2020 Magister en Hábitat Residencial

El proceso de elaboración del manifiesto Propuestas para una Nueva Constitución desde la perspectiva del Hábitat Residencial es producto de la reflexión de la cohorte 2020 del Magíster de Hábitat Residencial de la Universidad de Chile, la que fue acompañada por el profesor Jorge Larenas Salas. 

Este ejercicio busca aportar con principios y contenidos al proceso constituyente que vive nuestro país. A continuación, daremos cuenta a modo general tanto del proceso como del contenido desarrollado. 

Respecto al proceso, se consideró, por una parte, dar continuidad a lo desarrollado por la cohorte del Magíster en Hábitat Residencial del año 2019, que elaboró un diagnóstico de los principios de la constitución de 1980 que afectan la producción de Hábitat Residencial. Por su parte, la propuesta de la cohorte 2020 profundizó en reflexiones y discusiones desarrolladas en trabajo interno, instancias abiertas al claustro académico del Magíster y conversaciones con dirigentes sociales, académicos y sociedad civil.

En relación con el contenido propuesto, este documento se compone de tres partes: Primero están los principios y valores que sustentan esta propuesta. En ese sentido, confluimos en un horizonte enmarcado en el Buen Vivir, concepto que propone una vida en equilibrio, con relaciones armoniosas entre las personas, la comunidad, la sociedad y los ecosistemas a través de la valorización de la felicidad y el disfrute por sobre la visión netamente productiva y economicista. El Buen Vivir es, además, un eje fundamental que integra las nociones de participación política, en el reconocimiento del ser humano como sujeto político de derechos; la relevancia de los cuidados como asunto social, económico y político de importancia para la reproducción de las sociedades; y la construcción de lo común en condiciones de interdependencia y cooperación social. 

En segundo lugar, se presenta una propuesta de contenidos con miras a ser incorporados en una futura constitución. En coherencia con los tres ejes de principios y valores tenemos que para robustecer la noción de construcción de lo común proponemos que la nueva constitución consagre el reconocimiento de la plurinacionalidad y la multiculturalidad, así como la inclusividad en todas las esferas de la vida y la promoción de economías solidarias para avanzar hacia un modelo de desarrollo sostenible. Por su parte, para avanzar en la construcción de un país que se comprometa con los cuidados, se propone el reconocimiento de las diversidad de formas y proyectos de vida, además de los derechos de la naturaleza; la instalación y materialización de los conceptos de salud integral, equidad, solidaridad, justicia social y ecológica, y la responsabilidad histórica. Finalmente, en participación política se relevan las concepciones de democracia participativa; flexibilidad según las necesidades y enfoques que emanan de la sociedad; descentralización como una forma de distribución del poder; y ética política y de transparencia que implique recuperar la educación cívica poniendo en el centro la educación comunitaria.

En tercer lugar, se concluye con una reflexión que da cuenta que la nueva constitución es un elemento más dentro de las acciones y transformaciones necesarias para avanzar hacia un país más justo. Por lo tanto, enfatizamos la idea de que el proceso constituyente es sólo una parte de lo que se requiere para generar y favorecer una transformación social, política y económica mayor. Esperamos que este documento sirva y apoye el trabajo y propuestas de los convencionales constituyentes y nos ayude a empezar a recorrer el camino que tenemos por delante para lograr un Chile enfocado en el Buen Vivir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.