Foto-ensayo: “Juntando piezas, componiendo afectos”

Por Luis Campos Medina y Jorge Trujillo Vivanco

El Cerro Las Cañas lentamente se ha ido reconstruyendo tras el megaincendio que devastó el lugar el 12 de abril de 2014. La reconstrucción ha sido lenta y muchas vecinas y vecinos decidieron volver a edificar sus viviendas en el mismo cerro donde crecieron y desarrollaron sus vidas. En sus casos, se ha tratado de recomponer casas y vidas utilizando en ello lo poco que el incendio dejó. Pero sobre todo, recurriendo al cariño por el lugar para resurgir. La técnica del mosaico tiene mucho de eso, de destrozar piezas para volver a recomponerlas en novedosas y variadas formas.

Con esa inspiración, en el marco del proyecto Fondecyt 11140356, elaboramos un mosaico con habitantes del Cerro Las Cañas. Pero nos encontramos con que la metáfora del mosaico tenía también otro sentido: Margarita Valencia, presidenta de la junta de vecinos y una de las más entusiastas participantes del mosaico, nos comenta que en el cerro varios grupos familiares han construido sus casas una al lado de la otra, conformando verdaderos mosaicos en los que hermanos, primos y familiares se entremezclan en la convivencia cotidianas y forman lazos difíciles de romper. Lazos fraguados con tiempo, cuidado y respeto.

Foto_1
No hay mosaico sin manos trabajando. No hay afectos que puedan prescindir del cuerpo.
Foto_2
El mosaico fue una labor colectiva: se trató de componer algo con otros.
Foto_3
Estar presente en el trabajo. Estar con otros en un contexto de reconstrucción.
Foto_4
Mantener el trabajo en el tiempo.
dav
El resultado: un mosaico. Pero también un lazo, un lugar, un registro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.