Monitoreo Dinámico: Hacia la conservación integral del Patrimonio.

Por Pilar Ascuy Rocha*

Imagen principal: Silueta ciudad de Castro, Iglesia San Francisco vs Mall Paseo Chiloé. Noviembre, 2016. Fuente:  Autor.

Durante los últimos años las presiones de desarrollo, expansión y densificación tanto urbana como rural han aumentado exponencialmente afectando directamente al patrimonio y sus comunidades, evidenciando la falta de planificación y sistemas que protejan eficazmente los bienes que representan nuestra cultura. Esta pérdida se debe en un comienzo la falta de comprensión de los valores patrimoniales en el ámbito material e inmaterial, así como la inexistencia de herramientas para su protección, tales como los Planes de Gestión que coordinen las distintas escalas donde se pueda relacionar al Patrimonio.

Uno de los casos emblemáticos es el Sitio Patrimonio Mundial (S.P.M) 16 Iglesias de Chiloé (2000), dentro de los seis sitios declarados en Chile y reconocido por la excepcionalidad de una cultura viva singular a nivel internacional, cumpliendo con los tres pilares fundamentales de Valor Universal Excepcional. El Sitio ha sido amenazado por la falta de instrumentos claros y de políticas públicas relativas a la conservación integrada del territorio, afectando de manera irremediable al patrimonio e identidad considerando su carácter no renovable. Por un lado, la construcción del mega proyecto Mall de Castro a pasos de la Iglesia San Francisco de Castro que atenta contra los V.U.E. del bien y su contexto inmediato, siendo una de las principales razones de la visita UNESCO en diciembre del 2013 por el impacto negativo al SPM, propiciando integrar la Lista Roja del Patrimonio Mundial en Peligro. Asimismo, las intervenciones directas en el patrimonio efectuadas como restauraciones en estas iglesias han afectado la autenticidad e integridad del Sitio. El caso más dramático resultó ser la Iglesia de Rilán, cuestionada por desechar casi la totalidad de la estructura y revestimiento de la iglesia, considerándose como una reconstrucción y no una restauración. Si bien existen criterios de intervención patrimonial y protocolos aprobados por el Consejo de Monumento Nacionales, en la práctica y durante la obra estos principios han sido trasgredidos sin solicitar autorización alguna.

Las causas de pérdida patrimonial material e inmaterial son varias, comenzando por la falta de definición clara de los valores patrimoniales lo que dificulta su conservación, escasa participación de las comunidades en los procesos y principalmente la inexistencia de un Plan de Gestión integral que mantenga y potencie el estado de conservación de los bienes. Éste deterioro, ¿Refleja la falta de cultura y educación patrimonial en nuestro país?

Ascuy 2

Iglesia de Quinchao, fiesta patronal Nuestra Señora de Gracia. 8 diciembre, 2015. Fuente: Autor

A su vez, ¿Cómo se puede lograr la conservación patrimonial si existe una desvinculación entre lo teórico y lo práctico? En este sentido es crucial una bajada de lo teórico a algo más concreto y entendible para todas las personas. Sumado a esto, la coordinación de recursos monetarios, humanos e intelectuales de manera constante, legislación adecuada y actualizada con una vinculación de la institucionalidad del patrimonio en conjunto a una comunidad activa que permita conservar integralmente el Patrimonio. Problemática que también implica a las políticas públicas patrimoniales, escasas en nuestro país, donde los roles del Estado están poco claros, lo cual afecta en especial la falta de inclusión de la comunidad en los procesos y conservación del patrimonio para su traspaso a las generaciones futuras. Por ello, se hace necesario el monitoreo dinámico del patrimonio enmarcándose como parte fundamental del Plan de Gestión para la conservación integral de los bienes, guiando las políticas públicas y manejo del SPM, a partir de la tendencia de cambios que presenta el bien patrimonial, haciendo notar su carácter dinámico constante para evaluar las tendencias de cambio en los bienes y prevenir la pérdida de éste, en el ámbito material e inmaterial considerados de manera inseparable. “Lo que no se puede medir no se puede controlar, lo que no se puede controlar no se puede manejar y gestionar correctamente y lo que no se puede gestionar no se puede mejorar” [2]

Ascuy 3Ilustración Iglesia de Quinchao, fiesta patronal Nuestra Señora de Gracia. 8 diciembre, 2015. Fuente: Autor

El monitoreo dinámico se lleva a cabo mediante un sistema de indicadores específicos que reflejen y puedan medir objetivamente los valores patrimoniales del bien. Es un seguimiento sistemático y continuo a través del tiempo que permite visualizar la evolución y comportamiento de los bienes patrimoniales en conjunto a su contexto, amenazas e incluso la gestión que se realiza en él. La herramienta debe ser elaborada y aplicada de manera interdisciplinaria con una participación activa de la comunidad local, acotando todos los ámbitos relacionados al bien generando una conservación integral y seguimiento continuo, previniendo de esta manera las amenazas directas que atentan contra el patrimonio. Los indicadores cualitativos y cuantitativos aplicados a las iglesias de Chiloé, deben reconocer y contemplar sus tres pilares fundamentales de Valor Universal, donde finalmente el sistema de indicadores propuesto pueda establecer parámetros que establezcan el estado de conservación de cada una de las iglesias y comparar la evolución de cada una de ellas para guiar las políticas públicas y su debida gestión. Lo ideal es la elaboración y aplicación de la herramienta desde el proceso de patrimonialización, adelantándose a las amenazas que puedan afectar de manera irremediable a los bienes, requiriendo recursos para su aplicación constante y visualizar un panorama de todos los bienes con sus fortalezas y debilidades, permitiendo coordinar y mantener los valores, evaluar el bien de manera íntegra e incluso se monitorea la gestión.

En conclusión, la importancia del monitoreo dinámico es crucial para mantener, evaluar y potenciar los valores patrimoniales evitando la “museificación” de los bienes, siendo aplicada no solamente a los S.P.M sino también en diferentes escalas del patrimonio, manteniendo de esta forma su manifestación material e inmaterial, y lo que representa para la comunidad. ¿Por qué no se ha logrado elaborar y aplicar la herramienta para la conservación de nuestro Patrimonio material e inmaterial? ¿Cómo se puede articular un sistema eficaz entre la institucionalidad y una comunidad activa que pueda velar por la identidad de la cultura mediante una herramienta como el Monitoreo Dinámico? ¿Se podrá coordinar la institucionalidad vinculada al patrimonio para su protección integral en sus diferentes escalas? Interrogantes relacionadas directamente con la herramienta y la falta de Gestión patrimonial que dan pie al debate.

 

*  Arquitecta, Universidad de Chile

[1] Ferrada, M., & Berg, L. (2015). Importancia de los Indicadores en la Conservación de los Valores Universales y Excepcionales del Patrimonio Arquitectónico en los Sitios de Valparaíso y Chiloé. Territorio FAU. N°2, 82-94.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.